Un hombre de 36 años ha sido denunciado por el Seprona de la Guardia Civil como responsable de una nave ubicada en una localidad de la comarca del Ebro, en cuyo interior se realizaban trabajos de reparación de vehículos sin permisos ni autorizaciones para ejercer el negocio. Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, recogido pro el diario digital BurgosConecta.es, la denuncia ha tenido lugar en el marco de una campaña de vigilancia e inspección de locales en los que se pudieran encontrar talleres clandestinos.

Tras conocer la existencia de esta actividad ilegal, el Seprona inició vigilancias concretas que permitieron comprobar que los vehículos aparcados en el terreno de la nave iban renovándose, coincidiendo con la actividad de un taller mecánico.

En presencia del propietario, los agentes inspeccionaron el interior y verificaron que la nave estaba dotada con equipamiento profesional, como una grúa y un elevador de taller. Es más, un vehículo estaba siendo reparado en el momento de la inspección y otros dos permanecían en el exterior en espera.