El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha descubierto durante el último año 19 talleres de reparación de vehículos clandestinos en la provincia de Granada, en el marco de las actuaciones desarrolladas contra actividades de economía sumergida.

Estos establecimientos clandestinos fueron localizados durante las inspecciones que realizan los agentes del Seprona para comprobar que los talleres mecánicos llevan a cabo una gestión adecuada de los residuos peligrosos que generan, y que cuentan con todas las autorizaciones necesarias para el desarrollo de su actividad.

Los talleres ilegales son una clara competencia desleal para el resto de los centros y, además, suponen un claro peligro contra el medio ambiente, ya que al no contar con la autorización necesaria para la gestión de los residuos, difícilmente pueden deshacerse de ellos de manera controlada y segura.

El trabajo de localización de estos talleres oficiales no resulta fácil para la Guardia Civil, pues la mayoría de ellos están camuflados. No suelen tener rótulos en la fachada y las puertas de estos establecimientos suelen estar cerradas para que nadie vea lo que ocurre en su interior.

Asimismo, muchos de ellos están en garajes particulares y cuando la patrulla del Seprona intenta inspeccionarlos, los propietarios se niegan a ello aludiendo que se trata de su domicilio particular. El último taller clandestino fue localizado el pasado mes de mayo en una nave anexa a una vivienda particular del municipio de Láchar.

La Guardia Civil descubrió que la nave estaba perfectamente acondicionada y contaba con los instrumentos y las herramientas profesionales necesarias para realizar el mantenimiento y la reparación de vehículos, y que también había dentro varios vehículos sobres los que se estaba trabajando.

Cuando el propietario del taller vio a los agentes del Seprona, intentó cerrarles el portón de acceso y trató de evitar la inspección. Sin embargo, los guardias civiles consiguieron finalmente comprobar que este hombre carecía de documentación alguna que le autorizase a realizar la actividad ni para la gestión de los residuos generados, por lo que fue denunciado.