La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJ) ha respaldado la decisión de una empresa del motor de Cartagena que despidió al jefe de taller -al igual que a otros dos directivos- por no cobrar el IVA y participar en la elaboración de facturas falsas.

La sentencia estima el recurso que la empresa presentó contra la resolución del Juzgado de lo Social número 2 de Cartagena, que a su vez estimó la demanda que este jefe de taller presentó contra su despido. El juez, en una sentencia que ahora se ve revocada por el TSJ, consideró que la medida adoptada contra el demandante era excesiva, por lo que condenó a la demandada a readmitirle o pagarle una indemnización que superaba los 108.000 euros.
La Sala de lo Social del TSJ, al estimar el recurso de la empresa, considera que los hechos relatados suponen una falta de deslealtad que han de ser sancionada con el despido, tanto por la gravedad de los mismos como por la repercusión que pudieron haber tenido para el empresario.