Las estimaciones de Arval, dadas a conocer con motivo del Foro de VO y Posventa, que se celebra en el marco del Salón del Vehículo de Ocasión, reflejan que las flotas de renting pueden aportar una facturación potencial anual que supera los 400 millones de euros y que supondría la reactivación del sector.

El vehículo de empresa representa un 7,5% del mercado y asegura un volumen de clientes e intervenciones fijos, ya que los servicios de mantenimiento y reparaciones son servicios pre-pagados, incluidos en las cuotas y con las garantías de los fabricantes.

Esta fidelidad de las flotas se traduce en una media de 3,2 visitas anuales al taller al año, en 1,9 visitas para mantenimientos rutinarios y reparaciones, 0,6 entradas para arreglos de chapa y 0,7 para el cambio de neumáticos.

De esta forma, las flotas de renting se convierten en una oportunidad de negocio seguro para los profesionales de la posventa, en un contexto en el que el particular, con un coche de once años de antigüedad media, restringe sus visitas a las reparaciones estrictamente imprescindibles.

Para el Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), que promueve Arval, el 84% de los coches de empresa pasaron por el taller el año pasado para llevar a cabo una "puesta a punto" completa.

El 36,8% de estas intervenciones se realizaron en talleres oficiales, los cuales absorben el 68,4% de las operaciones de coches menores de cuatro años, que son precisamente los que dejan mayor rentabilidad al taller con una factura media de 1.000 euros.

En palabras del responsable de Operaciones de Arval, Joaquín Gómez-Barquero, es muy importante entender la relación taller-operador de renting como una relación de partenariado, como una alianza.

"El taller aporta su todo su conocimiento, equipos técnicos, procedimientos... pero el operador de renting aporta negocio seguro. La relación debe entenderse como un intercambio entre socios", matiza a continuación.

Para Arval, el principal reto que deben afrontar los talleres para adaptarse a las compañías de renting es la automatización de procesos tecnológicos, entendiendo que taller y compañía de renting son un solo equipo.