Equo Melilla denuncia la falta en la localidad norteafricana de algún desguace legal de vehículos, cuando anteriormente había varios. Sin embargo, sí existe un importante número de ilegales.

Esta situación, explicó la formación política, está acarreando que cada vez aparezca más chatarra, neumáticos y piezas en cualquier solar y cauce de la ciudad.

Desde Equo se preguntan dónde han ido a parar los desguaces legales y señalan como "extraño" que únicamente exista el Centro Autorizado de Tratamiento (CAT), explotado por la Consejería de Medio Ambiente.

Ello, en palabras de Equo, es una desventaja para el propietario de vehículo, ya que si antes existía la posibilidad de venderlos en algún desguace, ahora no existe porque en el CAT "no se paga por la entrega".

"Nos preguntamos si la ciudad no quiere competencia para su CAT y por ello ha usurpado a los ciudadanos la posibilidad de sacar algún dinero por la entrega de su coche a un centro legal de descontaminación de vehículos", insiste Equo.

El grupo político argumenta que "muchos dueños de vehículos tienen que recurrir al mercado negro, ir a Marruecos o comprar piezas nuevas (con el consiguiente aumento de gasto), lo que a su vez motiva la retirada del coche de la circulación".

Por todo ello, Equo Melilla pide a la Consejería que explique cómo funciona en Melilla la gestión de vehículos fuera de uso y cuáles son las expectativas del sector, que "puede ser generador de empleo".