Volkswagen (VW) ha presentado ante un tribunal estadounidense propuestas concretas para retirar los vehículos de las carreteras del país que tienen motores diesel trucados o, de los contrario, se enfrentará a un juicio.