La Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carretera de Estados Unidos (NHTSA) ha anunciado que está investigando "un potencial fallo" del acelerador de los modelos Ford Escape y Mazda Tribute en Estados Unidos, al haber recibido cerca de 100 informes en relación con incidentes relacionados con estos modelos.

68 reclamaciones se refieren al Ford Escape y 31 al Mazda Tribute. La NHTSA indicó que muchas de las quejas, incluida una reclamación por un accidente mortal en enero de 2.012, apuntan a que el fallo se produjo por una interferencia entre el cable de control de velocidad y el acelerador. Es importante señalar que ya en el 2.004 estos vehículos fueron revisados por defectos similares en el acelerador del Ford Escape y del Mazda Tribute.

En 2.004 se revisaron 470.245 Ford Escape fabricados entre 2.001 y 2.004 y 121.000 Mazda Tribute, fabricados entre 2.001 y 2.003. Las unidades revisadas estaban equipadas con el motor de gasolina de 3.0 litros V6.