Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, ha afirmado que se pretende poner fin al diésel “a fuerza de titulares” con tecnologías y medidas para privilegiados, en lugar de apostar por soluciones “democratizadas y viables”. “Parece que se quiere acabar con el diésel a fuerza de titulares, no se puede acabar con una tecnología sin proponer una alternativa”, asegura en una entrevista concedida a Europa Press, al tiempo que reclama que se propongan soluciones “democratizadas”, ya que no interesan las que son para privilegiados.

La nueva vicepresidenta calificó como “insuficientes” las partidas de 50 y de 16,6 millones de euros que recoge el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018, ya que dichas cantidades no están en línea con la apuesta por la movilidad sostenible. En su opinión, si el objetivo es lograr cero emisiones, lo que hay que hacer es poner “un plazo y un cómo” para que nadie se vea perjudicado, por lo que Blázquez demanda el fomento de una conducción responsable, de un correcto mantenimiento de los vehículos y el impulso de la sustitución de vehículos más antiguos, que son menos seguros y más contaminantes, por otros más actuales, aunque sean usados.

“Con el peso que tiene la distribución en la economía, nadie mejor que nosotros para decir directamente lo que pensamos ante las administraciones, no queremos ni intermediarios ni traductores", asegura la responsable, al tiempo que explica que en su agenda está reunirse con los principales ministerios, partidos políticos y agentes sociales vinculados con el automóvil y la distribución. Blázquez añade que existe una “oportunidad histórica” para lograr un “entendimiento perfecto” entre todas las asociaciones del sector y que “el momento lo exige”.

Faconauto contempla un plan estratégico que incluye medidas sobre cómo aumentar la representatividad y la importancia de la red de concesionarios. Para Blázquez, es un “buen momento” para el mercado automovilístico, con previsión de mantenerse en volúmenes actuales en los próximos años, aunque la vicepresidenta señala que el mercado cambiará, pero no en volumen, sino en la forma de vender los coches y los servicios a clientes.

La vicepresidenta de Faconauto destaca la importancia de los concesionarios en la venta de vehículos, añadiendo que en el futuro “sobrarán metros cuadrados” en las instalaciones, de manera que los empresarios harán ejercicio para rentabilizar los espacios. En su opinión, “los concesionarios no van a morir, les queda muchísimo por vivir, y no sólo seguirán viviendo, sino que serán fundamentales. El concesionario está y seguirá estando porque es la mejor opción para transmitir confianza a un cliente que se va a comprar un coche, trasladando los valores de la marca”.