Faconauto, de acuerdo con sus asociaciones miembro, ha consensuado “recomendar el cierre de todas las instalaciones de la red oficial de concesionarios dedicadas a la venta y reparación de vehículos en el territorio nacional durante los 15 días naturales que ha establecido el Gobierno en los que se aplicará el estado de alarma”.

De esta manera, apunta Faconauto, “el sector se compromete con la exigencia y la responsabilidad con la sociedad que se pide al empresariado para frenar la expansión del coronavirus, al tiempo que se salvaguarda la integridad de sus clientes y de sus empleados”.

Además, la patronal recomienda a los concesionarios que “pongan en marcha un servicio y equipo de urgencia, con un número de teléfono habilitado a tal fin, para prestar soporte sólo a los clientes con gestiones de venta y posventa en trámite, así como servicios de reparación y mantenimiento prioritarios para sectores clave durante la crisis, como son el de transporte y logística, sector agrícola y el sanitario”.