La feria agrícola zaragozana FIMA cerró las puertas de su 40º edición, la gran cita de la agricultura 4.0 y el punto de encuentro del sector internacional, con un nuevo récord cifrado en más de 240.000 visitantes y una participación de 1.572 marcas representadas.

Durante cinco jornadas, Feria de Zaragoza se ha convertido en el núcleo del mercado agrícola, aunque desde la institución destacan la jornada del 22 de febrero como una fecha para recordar, cuando un total de 71.000 visitantes profesionales eligieron FIMA para conocer las últimas novedades en equipos y soluciones agrícolas.

Pero el certamen también ha crecido en internacionalidad: hasta 72 nacionalidades han convivido durante estos días en el recinto ferial, con especial presencia de asistentes procedentes del Norte de África, Europa y Asia.

Por otro lado, los once pabellones de Feria de Zaragoza han mostrado la cara más tecnológica de un sector cuyo presente y futuro pasa por una profesionalización y un desarrollo más productivo del campo. En pocos años, se ha pasado de un mercado que hasta ahora ofrecía herramientas que favorecían la productividad de la tierra, mientras que en FIMA 2018 se ha puesto de manifiesto la importancia de incorporar la tecnología digital, como nueva etapa para la gestión de la tierra mediante la utilización de inteligencia artificial, drones o GPS.

Uno de los aspectos relevantes de FIMA es su capacidad para ser, además de centro de negocio, escenario para el debate. En el marco del salón se han desarrollado más de 50 eventos, que han reunido a cerca de 5.000 asistentes.

Por su parte, Manuel Teruel, presidente de Feria de Zaragoza, ha expresado su satisfacción por la celebración y el desarrollo de FIMA, al tiempo que ha mostrado “el compromiso de Feria de Zaragoza por llevar a cabo un intenso análisis” acerca de los asuntos que contribuyan al crecimiento y a una mejor gestión del certamen. Asimismo, ha resaltado la importancia de la celebración de un certamen de estas características para la ciudad y para la región.