Con la vista puesta en la reanudación de la actividad, Ganvam ha compartido su protocolo de protección y prevención laboral, pensando específicamente en los trabajadores del sector de la venta y posventa del sector automoción, con el objetivo de completar los textos actuales y acotar la amplia interpretación a la que dan pie las recomendaciones generales de las guías editadas por la Administración.

Este plan de medidas preventivas, elaborado acorde con los principios y procedimientos establecidos por los Ministerios de Sanidad y Trabajo, consensuado con UGT y CC.OO y ratificado por Industria, se amplía con un análisis de los focos de riesgo en los negocios de la venta y reparación de automóviles, acompañado de sus correspondientes recomendaciones sanitarias específicas para evitar el contagio.

Además de detallar obligaciones de información a los trabajadores, proveedores y clientes, medidas y precauciones de higiene personal, distancia de seguridad, control de acceso a empleados o reorganización de procesos para evitar aglomeraciones en espacios comunes, el plan también profundiza en los protocolos de actuación en almacén, a la hora de llevar a cabo la gestión documental y de diagnosis, o la recepción y entrega de los vehículos, entre otros.

En este sentido, Ganvam recomienda entregar el vehículo desinfectado con un virucida y dejar constancia de ello en la factura. En concreto, si bien reconoce el ozono como solución de higienización, adjunta como información complementaria un listado de productos virucidas avalados por Sanidad, dado que, según les ha aclarado el propio Ministerio, “si bien la sustancia ha sido notificada y defendida y entienden que tiene actividad en este sentido, no existe todavía información bajo la legislación de biocidas. Los responsables de su puesta en el mercado, lo hacen bajo su responsabilidad, con el único requisito de notificarlo bajo la Disposición Transitoria segunda del RD 1054/2002”.

Por otro lado, dada la necesidad de proveer a trabajadores y clientes de equipos de protección individual (EPIs), y al haber decaído la centralización de compras por parte del Ministerio de Sanidad, Ganvam ya había facilitado a sus asociados un listado con más de 60 proveedores avalada por la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (Asepal) al que también hace referencia el protocolo.

La patronal de la distribución recuerda que “estamos ante un protocolo marco de actuación y que es necesaria la elaboración de un plan que contemple la evaluación del riesgo y la adopción de las medidas preventivas necesarias y adecuadas a las circunstancias específicas de cada establecimiento y plantilla, incluyendo las organizativas y de protección del personal (especialmente EPIs), con especial atención a los trabajadores más vulnerables (mayores de 60 años, embarazadas,...)”.

En este sentido, Ganvam indica que serán los servicios de prevención de riesgos laborales (SPRL), en cooperación con las autoridades sanitarias, los que deberán asesorar a cada empresa con recomendaciones para limitar los contagios, adaptando la aplicación concreta de las medidas recomendadas a las características y tamaño de cada empresa, autónomo o trabajador.

El protocolo sanitario de Ganvam se puede consultar pinchando AQUÍ.