Los cuatro puntos de venta del grupo Herranz de BMW en Madrid están a punto de cerrar por problemas económico. Sin embargo, los dos talleres del grupo continuarían, aunque podrían sufrir algún tipo de ajuste. La empresa tenía previsto cerrar a principios de mayo, pero no ha podido alcanzar un acuerdo con los 23 trabajadores que serían despedidos.

El primer encuentro entre los tres representantes de la empresa, de los trabajadores, el abogado y el asesor de CC.OO tuvo lugar el 10 de abril. En él se solicitó a la dirección, información acerca de las seis empresas que forman el grupo. También se solicitó un "Plan de Recolocación de los trabajadores afectados", "un plan de viabilidad" y un convenio con la seguridad social para los mayores de 55 años.

La situación global de la económica y la rentabilidad general de la red BMW que en septiembre de 2011 era de -1,8, han sido un lastre demasiado fuerte para uno de los grupos de distribución más conocidos en Madrid.

Vía | La Tribuna de Automoción