Las instalaciones de Centro Zaragoza (CZ) en Pedrola fueron el escenario para celebrar las I Jornada sobre biomecánica de impactos a baja velocidad, que tuvo una notable acogida, contando entre los asistentes con una alta representación de responsables de asesoría jurídica, de asesoría médica y gestores de daños corporales de un gran número de entidades aseguradoras.

 

El acto comenzó con la presentación por parte de David Casademont, presidente del Comité Ejecutivo de CZ, y José Manuel Carcaño, girector general de CZ. Posteriormente, Carlos Represas, Consejero Delegado de la Asesoría Médica Pronexo, detalló los requisitos de la prueba biomecánica, conforme al nuevo baremo, para la determinación del nexo causal.

A continuación se incidió en los criterios de calidad en los informes enfocados a la repercusión sobre las personas, al tiempo que Juan Luis de Miguel, subdirector de CZ, exponía los criterios de calidad en los estudios en los que se analiza la intensidad de una colisión.

Durante la jornada se llevó a cabo un Crash Test en las instalaciones de CZ, ensayos controlados de choque que permitieron a los asistentes observar el comportamiento de los vehículos ante impactos a baja velocidad, así como las deformaciones que típicamente pueden ser observadas tras este tipo de colisiones y la dañabilidad de sus elementos superficiales, incluso en este tipo de colisiones a baja velocidad.

Por la tarde, y como acto final del certamen, tuvo lugar una mesa redonda, moderada por Casademont y valorada positivamente por los asistentes, que pudieron comprender la importancia de la prueba biomecánica para la determinación del nexo causal en una colisión a baja velocidad.