Infiniti ha anunciado que en 2020 se retira del mercado europeo y que paralizará la producción del único modelo fabricado en Europa de la marca, el Q30, y su variante todocamino, el QX30. Ambos modelos hasta ahora se hacían en la planta de Nissan en Sunderland, Reino Unido.

La situación límite que se ha creado, y que supone su salida de Europa, se debe al Brexit. Esta polémica salida de Reino Unido de Europa ha hecho que Honda haya decidido abandonar su fábrica de Reino Unido y que el resto de fabricantes instalados en las islas se esté planteando su situación.

En el caso de Infiniti, teniendo en cuenta que su modelo más vendido, el Q30, se fabricaba en la planta de Nissan, ha hecho que la decisión sea bastante sencilla: dejar de fabricar el coche puesto que es un modelo que se vende básicamente solo en Europa.

Además, el otro problema que ha tenido Infiniti ha sido el de los motores diésel. La marca japonesa nunca había tenido versiones movidas por este tipo de motorizaciones, pero el interés por entrar en el mercado europeo obligaba a su desarrollo en la gama. Ahora, al decidir salir de Europa, ya no tienen sentido estas motorizaciones que solo se venden en el viejo continente.

El futuro de Infiniti pasa ahora por centrarse en sus mercados de mayor crecimiento, los de Estados Unidos y China, donde la marca crece con mucha fuerza. También continuarán en Japón, en Corea o en la Europa del Este, donde este tipo de versiones de una marca de lujo exclusiva tiene una muy buena acogida.