“Son muchos los vehículos que en la actualidad circulan por las carreteras españolas sin el seguro vigente y con la ITV caducada. Es un hecho que no solamente debe preocupar a las autoridades, sino que merece especial atención por parte del conjunto de la sociedad. Un coche que no cumpla con alguno de los requisitos representa un peligro para todos los usuarios de las vías”.

“La ITV no es un simple trámite, es una evaluación independiente que permite detectar problemas que pueden suponer un riesgo para la seguridad vial y para el medio ambiente. Es necesario que esto se entienda. Las inspecciones técnicas de vehículos salvan vidas, bien sea evitando accidentes de tráfico, bien sea reduciendo la contaminación ambiental. Pese a ello, miles de conductores siguen sin ser conscientes de su importancia”.

“Aunque una vía de acción para luchar contra el absentismo en la ITV es, sin duda, concienciar a la población sobre la importancia de estas inspecciones, hay muchas otras medidas que podrían ayudar a reducir el número de vehículos que circulan sin este requisito. Una de ellas es la necesidad de establecer la obligatoriedad a las compañías de seguros de vehículos de comprobar la vigencia de la ITV en la contratación, renovación y subrogación de pólizas de seguros”.

“La propuesta es muy simple: así como en la actualidad las estaciones de ITV no realizan la inspección técnica a aquellos vehículos que no acrediten tener una póliza de seguro obligatorio vigente, las empresas de seguros también deberían exigir como requisito para contratar, renovar y autorizar subrogaciones de pólizas de seguros que el vehículo asegurado tenga la inspección técnica al día. De esta manera, con total seguridad, se reducirá la cantidad de vehículos que se encuentran en las carreteras sin cumplir con las condiciones de seguridad vial y medioambientales exigibles”.

“Los vehículos que no realizan la ITV son los de mayor riesgo ya que, en muchos casos, circulan con defectos que pueden desencadenar accidentes. Las cifras muestran una clara relación entre las inspecciones técnicas y la siniestralidad en carretera, así como sus consecuencias. De acuerdo con datos de la DGT, hasta el 10% de los vehículos de tipo turismo involucrados en siniestros con fallecidos o heridos durante el 2019 tenían la ITV caducada. En el caso de las motocicletas la cifra alcanza el 12% y, para furgonetas y camiones de hasta 3.500 kg la cifra es aún más elevada, pues hasta el 15% de los vehículos de este tipo involucrados en accidentes con víctimas no tenían la ITV en vigor”.

“La relación entre el seguro del vehículo y la ITV es tan evidente que, en algunos casos, puede afectar la cobertura de la póliza si el vehículo implicado en el siniestro tiene la ITV caducada. Y es que la inspección técnica es una constancia de que el vehículo cumple con las condiciones requeridas para circular, por lo que si el accidente es debido a un fallo mecánico que se hubiera podido evitar si el vehículo tuviera la inspección en regla, la compañía aseguradora podría incluso negarse a cubrir cualquier indemnización”.

El seguro y la inspección técnica de vehículos deben ir de la mano para mejorar la seguridad vial y lograr reducir el número de vehículos sin la ITV en vigor. Si alcanzamos un grado de cumplimiento del 100% en las ITV, podremos evitar miles de accidentes de tráfico al año”.