La Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa) acaba de recibir respuesta de la Agencia Tributaria a una consulta relativa a la aplicación del Real Decreto 1042/2013, de 27 de diciembre, por el que se aprobaba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efectos Invernadero.

Según la normativa vigente, a partir del 1 de enero de 2014  los talleres deben repercutir a sus clientes en la factura el citado impuesto, pagado al adquirir el gas 134a a su proveedor.

Sin embargo, las asociaciones de Conepa recibieron desde el primer día numerosas consultas de sus empresas afiliadas respecto al tratamiento de las existencias adquiridas antes del primero de enero, por las que no se había pagado el impuesto.

En opinión de la Agencia Tributaria, las cargas de gas 134a adquiridas antes del 1 de enero de 2014 (es decir, mediante facturas de 2013) no están sujetas al impuesto sobre los gases fluorados.

Por consiguiente, cuando el taller (considerado "consumidor final" por el Real Decreto) proceda a la instalación de dichas cargas de gas (adquiridas antes del 1 de enero de 2014) en los equipos de aire acondicionado no tiene que trasladar el citado impuesto en la factura a sus clientes.

La Agencia Tributaria aprovecha para ratificar la consideración del taller como "consumidor final" en el momento que adquiere el gas para la carga de los equipos de sus clientes y recuerda que la única obligación del mismo es la mera transmisión del impuesto.

Mediante circulares, las asociaciones integradas en Conepa están informando a sus empresas de la respuesta de la Agencia Tributaria y recalcan dos cuestiones relevantes relacionadas con el nuevo impuesto:

- Cómo facturar las operaciones de recarga con gas adquirido a partir del 1 de enero de 2014.

- La ampliación de obligaciones legales que tiene un taller si parte del gas adquirido lo destina a la reventa.