La fabricación de vehículos en España se incrementó un 10,7% en los cinco primeros meses del año, con un volumen de 1.322.118 unidades. Por su parte, mayo también registró datos positivos con una subida del 6,3% y 272.523 unidades fabricadas.

Después del pico exportador de 2011, donde se exportó casi el 90% de la producción, poco a poco los volúmenes se vuelven a estabilizar a niveles precrisis. La recuperación del mercado interno junto con una mayor diversidad en los destinos de exportación está permitiendo alcanzar el objetivo de recuperación de la producción.

Sin duda, estas cifras son un aliciente para seguir trabajando en mejorar todas aquellas facetas que hagan crecer al automóvil, como una potente industria y, sobre todo, seguir atrayendo inversiones que permitan un futuro más estable y de esta forma poder crear más empleo y riqueza para España.

También es importante seguir abriendo el abanico de países donde exportar nuestros vehículos. A día de hoy, el automóvil español ha logrado conquistar a más de 120 países gracias a la calidad y tecnología que incorporan los vehículos.