Los concesionarios de automoción de nuestro país facturaron un total de 575,8 millones de euros en abril vinculados al mercado, un 20 % más que el mismo mes del año anterior, lo que supone el primer crecimiento en la facturación de las redes de distribución en los últimos veinte meses, según datos de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

La patronal de los concesionarios considera que el buen rendimiento que ya muestra el Plan PIVE, con más de 1.000 operaciones diarias, está permitiendo ver cierta recuperación en las adquisiciones hechas por las familias, de ahí el repunte también en la facturación de los puntos de venta.

"El Plan PIVE está salvando ya del cierre a muchos concesionarios. Su buen funcionamiento se debe, entre otras cosas, a la acertada gestión del IDAE. En Madrid, por ejemplo, estamos recibiendo en sólo tres días el pago del incentivo adelantado", aseveró el presidente de Faconauto, Jaume Roura.

Faconauto recuerda que la facturación de los concesionarios cayó cerca de un 50 % desde el año 2007, cuando llegaron a facturar más de 41.000 millones de euros por todas sus áreas de actividad. El pasado ejercicio esa cifra se quedó en 22.135 millones.

El aumento de la facturación se ha producido al mismo tiempo que el de la promoción media, que en abril se situó de nuevo por encima de los 4.000 euros, en concreto en los 4.106 euros por coche, un 29 % más que hace un año.

En total, el esfuerzo promocional hecho por concesionarios y marcas fue de 194,6 millones de euros, un 35,3 % más.