El exceso de velocidad, el no uso de cinturón de seguridad y el inadecuado mantenimiento del vehículo son tres de las infracciones más comunes que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han constatado entre los más de 600.000 vehículos controlados.

 

Sin duda, el envejecido parque automovilístico en España y la falta de mantenimiento de los mismos hacen que circulen por carretera vehículos con deficiencias técnicas que suponen un riesgo para la seguridad vial, tal y como se verifica en los 1.607 titulares que fueron denunciados por este motivo.

A este número hay que sumar otros 38 conductores a los que los agentes de la Agrupación de Tráfico les inmovilizaron el vehículo por deficiencias técnicas que hacían imposible continuar el viaje.