Tras la reunión del 6 de octubre del Comité de reglamentación de la Comisión Europea (CTVM) con los Estados miembros, la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea) entiende que la Comisión Europea ha presentado una propuesta con algunos de los elementos esenciales necesarios para la legislación sobre bienes emisiones de conducción (RDE).

La industria del automóvil, por su parte, está de acuerdo con la necesidad de emisiones para reflejar más de cerca las condiciones del mundo real, y ha estado pidiendo propuestas durante años.

Acea admite que el RDE se ocupará de las cuestiones ambientales bajo un enfoque de dos pasos, como ya se acordó por los Estados miembros. También considera plenamente la necesidad de la Etapa 1 del RDE, que comenzará a partir de septiembre 2017 para los nuevos tipos de vehículos.

De igual modo, Acea sigue haciendo hincapié en la necesidad de una línea de tiempo y pruebas de las condiciones que presenten las realidades técnicas y económicas de los mercados actuales, teniendo en cuenta el tiempo de transición razonable para aplicar el RDE a todos los vehículos nuevos.

"Estamos plenamente alineados con la necesidad de medir mejor las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de los automóviles diesel y furgonetas en condiciones normales de conducción", expone Erik Jonnaert, Secretario General de Acea.

A juicio del dirigente, es importante proceder de una manera que permita a los fabricantes a planificar e implementar los cambios necesarios, sin poner en peligro el papel de diésel como uno de los pilares fundamentales para el cumplimiento de las metas futuras de CO2.

Sin plazos y condiciones realistas, algunos modelos diésel podrían convertirse efectivamente inaccesible, lo que obligó a los fabricantes a retirarlos de la venta. Esto podría tener repercusiones sobre la elección del consumidor, así como el empleo en el sector de la automoción en general.

Agregar que esto afecta no sólo a los vehículos de pasajeros, sino también a los vehículos comerciales ligeros, donde el diésel es actualmente la tecnología preferida por los operadores.