El Servicio de Consumo de Sevilla ha inspeccionado 95 talleres de reparación de la provincia hispalense para comprobar el respeto a los derechos de los consumidores por parte de los propietarios de los mismos.

 

Se trata de una campaña de inspección ordenada por la Secretaría General de Consumo, de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales.

En las inspecciones realizadas se encontró irregularidades en más del 40% de los talleres, siendo las infracciones más habituales la falta de entrega del resguardo de depósito, la falta de entrega de presupuestos y la falta de publicidad de los precios.

Las inspecciones procuraron poner especial atención a la publicidad de los precios y de los derechos de los consumidores. De los 95 centros inspeccionados, 35 fueron apercibidos.

De la misma forma, 17 no disponían de hojas de reclamaciones, ocho ostentaban marcas sin tener autorización (publicidad engañosa), 12 no expedían factura de los trabajos realizados, 26 no exhibían lista de precios, 27 no entregaban resguardo de depósito de vehículos y 15 no disponían de presupuesto.

También se incidió en comprobar el cumplimiento por parte de los talleres de la entrega del resguardo de depósito a los usuarios. El resguardo de depósito es un instrumento fundamental para proteger los derechos fundamentales del usuario del taller, porque es el único documento, junto con el presupuesto, que da fe de que el vehículo se ha dejado en el taller para su reparación.

Recordemos que si el vehículo sufre daños durante su estancia y el usuario no tiene el resguardo de depósito, se encontraría indefenso para reclamar la reparación de los desperfectos ocasionados.