La situación entre la patronal del metal en Asturias y los sindicatos ha dado un giro favorable al aconsenso tras preacuerdo alcanzado la semana pasada. Recordemos que al principio del verano parecía que iba a ser difícil de evitar el conflicto, con más de 28.000 trabajadores afectados por sus respectivos convenios, especialmente las pequeñas y medianas empresas.

 

Tras el preacuerdo del metal, que este jueves deberá ser ratificado por las asambleas que han convocado UGT y CC OO, llegará el del automóvil, con una subida salarial idéntica a la acordada en el metal.

De este modo, los más de 3.500 trabajadores afectados por este acuerdo se beneficiarán de un incremento salarial del 1% este año y del 1,5% para 2016, a lo que se suman otras garantías como una cláusula de revisión salarial ligada al IPC y el mantenimiento de la ultraactividad.

Hoy está prevista que la ejecutiva de la Asociación del Automóvil del Principado (Aspa) se reúna para dar luz verde al acuerdo. Todo hace indicar que no habrá sorpresas, reconoció su presidente, Rogelio Cuesta, quien asume ya que, al menos hasta 2017, no habrá incrementos de jornada en el sector, hasta ahora el principal caballo de batalla para lograr cerrar el acuerdo.

Empresarios y sindicatos se han comprometido a formar una mesa negociadora para hablar de la jornada y de otros temas sociales de cara a la negociación del próximo convenio. La intención de unos y otros es que este jueves se pueda firmar el preacuerdo que, a continuación, deberá someterse a la aprobación de las asambleas de trabajadores y empresarios del sector.

Cuesta defiende que la jornada de 37,5 horas que rige en Asturias les deja en desventaja con respecto a lo que sucede en otras comunidades autónomas, con mayor jornada y salarios más bajos. Según los datos que maneja la patronal, la jornada media del automóvil se sitúa en España en las 40 horas semanales.