Apetreva, la Asociación de Empresarios de Talleres de la provincia de Albacete, y CCOO suscribieron un nuevo convenio colectivo de reparación de vehículos para el periodo 2015-2017, además de un acuerdo de colaboración para combatir la economía sumergida, que supone no menos del 25% de la actividad del sector.

En la provincia albaceteña hay unos 400 talleres legales que dan empleo a más de 1.000 trabajadores, pero que tienen que competir con no menos de otro centenar de centros irregulares. Por ello, el presidente y el vicepresidente de Apetreva, Antonio Atiénzar y Enrique Sánchez, expresaron su satisfacción por el acuerdo alcanzado con CCOO, "que se involucra también en la lucha contra la clandestinidad que tanto daño está haciendo a nuestro sector".

 

"Con la implicación de las organizaciones sindicales se cierra el círculo de colaboración frente a un problema que no es sólo de las empresas sino de todos, y al que ya se han sumado la Policía Nacional, la Policía Local, el Seprona y Consumo, entre otros", apuntó Atiénzar.

Por su parte, el secretario general de CCOO-Albacete, Francisco de la Rosa, destacó que el acuerdo es un logro del diálogo social, tan importante en estos momentos. "Sindicatos y empresarios no somos enemigos sino contraparte y hemos de colaborar en todo aquello que sea bueno para la sociedad en conjunto, conscientes del lugar que debemos ocupar cada uno".

En ese sentido, el presidente de Apetreva reclamó un mayor esfuerzo de las administraciones en la concienciación del consumidor, "que por ahorrar un poco pone en peligro la viabilidad de un sector, del empleo e incluso su propia vida".

El secretario general de CCOO-Industria de Castilla-La Mancha, Ángel León, mientras, mostró su preocupación por la proliferación de talleres de reparación de vehículos clandestinos, "por las consecuencias que ello tiene para los trabajadores regulares del sector, que ven cómo se pierden sus puestos de trabajo a favor de un empleo inestable, sumergido y de escasa calidad".

Tras la firma del acuerdo de colaboración de la patronal y CCOO "toca dar participación y traslado a las administraciones tanto provinciales como regionales, que deben acometer el problema para evitar la competencia desleal en la que derivan estas prácticas, el atentado que suponen contra el empleo digno y el riesgo para los consumidores, así como el daño medioambiental.