Localizadas en sendas fincas urbanas de la localidad manchega, los talleres cladestinos detectados por la Policía de Argamasilla de Alba se dedicaban, supuestamente, a la actividad de reparación de vehículos careciendo de los requisitos legales para ello, informa La Voz de Tomelloso.

Estas instalaciones, ahora denunciadas, contaban con herramientas y útiles diversos para la reparación de vehículos, así como numerosos despieces de automóviles. En uno de los inmuebles se había construido incluso, de forma rudimentaria, una cabina de pintura, carente de homologación, disponiendo la instalación de productos y útiles para llevar a cabo reparaciones de chapa y pintura.

Asimismo, la Policía Local ha formulado también sendas denuncias por supuesta infracción a la Ley 22/2011 de Residuos Suelos Contaminados, ya que la gestión y tratamiento de los residuos generados por estas actividades se realizaba al margen de la normativa.