La Policía Nacional desarticuló en Elche (Alicante) un grupo criminal formado por cinco españoles que se dedicaba al robo por encargo de vehículos, generalmente de alta gama, para después desguazarlos y venderlos por piezas. En la actuación policial se han recuperado dos coches, una motocicleta y numerosas piezas de vehículos desguazados.

Según fuentes de la Policía, la operación se inició después de que se denunciara la sustracción de un vehículo en la comisaría de Orihuela. Tras varias pesquisas, los agentes localizaron una nave alquilada en el polígono Carrús de Elche que era utilizada como centro de operaciones. Allí desguazaban los vehículos y almacenaban las piezas para su venta.

El grupo delictivo 'trabajaba' generalmente sobre pedido, y cada uno de los miembros tenía delimitado perfectamente su cometido dentro de la organización. Una vez que el comprador realizaba el pedido, localizaban el vehículo objetivo, conseguían los mandos magnéticos de apertura del garaje y sustraían el automóvil, trasladándolo a la nave donde posteriormente lo desguazaban.

Los cinco integrantes del grupo, de edades comprendidas entre los 28 y 30 años, llevaban encima en el momento de la detención 3.000 euros en efectivo y fueron arrestados en Elche.

En la operación han sido requisadas remachadoras eléctricas, radiales, sierras de sable, un inhibidor de frecuencias y todo tipo de herramientas para el desguace rápido de vehículos.

Asimismo, en la nave se localizó el vehículo denunciado, otro automóvil y una motocicleta, así como múltiples piezas desguazadas y placas de matrícula troceadas minuciosamente para evitar su posterior identificación.