Agentes de la Policía Nacional detuvieron en la localidad castellonense de Vinaroz a un español de 31 años de edad como presunto autor de un delito contra la propiedad intelectual e industrial, tras piratear equipos de diagnosis para coches que importaba desde China.

El 4 de junio del pasado año se recibía una denuncia en una comisaría de la Policía Nacional de Cataluña sobre la representación de  una comisión antipiratería. Se denunciaba entonces un posible delito contra la propiedad intelectual, pues se estaban comercializando equipos de diagnosis de una conocida marca falsificados.

Con las primeras averiguaciones, los agentes dieron con un primer domicilio en la provincia de Castellón, concretamente en Vinaroz, desplazándose los agentes desde la capital para realizar las comprobaciones sobre el domicilio.

Detectaron seguidamente que había tres viviendas que frecuentaba el sospechoso, descubriendo a continuación el lugar donde almacenaba y distribuía las falsificaciones de los equipos.

Tras el registro domiciliario, los agentes incautaron ocho equipos informáticos y más de 200 equipos de diagnosis de diversas marcas falsificados, valorados en más de 125.000 euros.

Asimismo, una gran cantidad de documentación relativa a la empresa y a los más de 50 talleres repartidos en toda la geografía española en los que se han distribuido los equipos, llegando a facturar en sólo un mes más de 15.000 euros a través de la venta online.

El dinero procedente de la página web, constituida en Costa Rica, se ingresaba en una cuenta bancaria de Chipre.