BP, Castrol y el RACE han realizado un estudio, a nivel nacional, para dimensionar el riesgo de las distracciones manipulativas y estudiar las acciones más frecuentes que un automovilista realiza al ir conduciendo, como son manipular mandos u otros elementos interiores; la percepción que tiene el conductor sobre el riesgo que pueden suponer estas acciones; y el nivel de conocimiento existente de las funciones más avanzadas de los vehículos.

De acuerdo a este estudio, las acciones que más se realizan durante la conducción en la Comunidad de Madrid, en concreto, frente a otras comunidades son: usar el limpiaparabrisas/luces (98% de los encuestados), subir/bajar ventanillas (97% de los encuestados), regular el aire acondicionado (90% de los encuestados) y manipular la radio/MP3/CDs (83% de los encuestados). Sin embargo, los madrileños son los ciudadanos que menos regulan el asiento (20%) o que menos intentan sincronizar dispositivos del vehículo (12%) durante la conducción.

El informe también analiza la percepción de riesgo de las diferentes acciones manipulativas. En este sentido, en Madrid se considera de mucho riesgo buscar objetos en la guantera (68%) y el acceso a internet desde el vehículo (65%). Las acciones percibidas con menor riesgo son el uso del limpiaparabrisas, luces, etc. (71% “ningún riesgo), así como subir y bajar las ventanillas (58% “ningún riesgo”); de hecho, Madrid es la segunda comunidad donde hay menos percepción de riesgo de estas acciones, por detrás de Galicia y seguida de País Vasco.

La acción con la que más se han distraído los madrileños ha sido con la sincronización de dispositivos con el vehículo (71%) y con el manejo del navegador/GPS (68%). Sobre las nuevas funciones que incorporan los vehículos, las que más se desconocen en Madrid son el ESP o Control Electrónico de Estabilidad, y el sistema de detección de la fatiga.

Finalmente, el 94% de los madrileños considera muy necesario o bastante necesario recibir formación sobre las nuevas funciones de los vehículos.