La Unió d'Empresaris d'Automoció de Catalunya, entidad integrada en Conepa, celebró el pasado 12 de julio, como es habitual todos los años, su 'Cena de la Amistad' en un conocido restaurante de L'Ametlla del Vallés (Barcelona).

El acto, que contó con la presencia de 120 invitados, sirvió también para conmemorar el 40 aniversario de la asociación. Durante la simpática velada se respiró un cordial ambiente de camaradería, aunque no pudo evitarse un ligero trasfondo de pesimismo.

Carles Torras, secretario general de la Unió Empresarial, fue el encargado de agradecer la presencia de los talleres concurrentes, así como la de los diferentes espónsors y colaboradores.

Seguidamente, Domingo Comas, su presidente, utilizó los conceptos de esperanza y sacrificio "para quien monta un taller o lo dirige a día de hoy". Del mismo modo, quiso hablar de ilusión, "que es lo que hace continuar a estos talleres, pues todo sabemos la situación actual".

El máximo dirigente atacó a los talleres ilegales, que suponen una competencia desleal, y valoró muy positivamente la labor del Seprona.

Durante la cena se reconoció, como todos los años, a los empresarios vinculados a la entidad que han llegado a la edad de jubilación. Los protagonistas en esta ocasión fueron Joaquim Font (Vic), Josep Maria Vila y Pere Tuset (ambos de Granollers). De la misma forma se entregó al "Taller Marfe" de La Garriga (Barcelona) una distinción por cumplir 25 años de afiliación al gremio.

A continuación, Domingo Comas y Antonio Conde, en representación de la revista 'Talleres en Comunicación', entregaron placas a los talleres que han destacado este ejercicio por su labor empresarial y emprendedora: "Talleres Ridaura", de Santa Cristina d'Aro (Girona), "Serra", de Vic (Barcelona) y "Taller García Mesas Automocions", de Granollers (Barcelona).

Tras la cena y el sorteo de regalos, la velada concluyó con una simpática actuación humorística.