Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas descendieron un 21,3% en el tercer trimestre del año en relación al mismo periodo de 2014, hasta sumar 1.143, su cifra más baja desde el tercer trimestre de 2009 (1.117).

Sin embargo hay diferencias: mientras las familias que no pudieron soportar sus pagos y deudas bajaron un 7%, las empresas concursadas hicieron lo propio con un 22%.

[iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/ccpcyGda4OI" frameborder="0" allowfullscreen ]