El paso de los vehículos por las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos de toda España genera para los talleres de reparación españoles una facturación de, aproximadamente, 1.700 millones de euros al año, según un estudio realizado por la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa). Por cada euro que los automovilistas españoles gastan en realizar el control preceptivo en las estaciones autorizadas, emplean de media otros 3,40 en operaciones preparatorias o en intervenciones posteriores para solventar los defectos registrados.

"Son datos que demuestran, sin duda, el fundamental papel de las ITV para el mantenimiento de un parque automovilístico en buenas condiciones para garantizar la seguridad vial", señala Víctor Rivera, secretario general de Conepa, quien recuerda asimismo que para los talleres electromecánicos el negocio generado en torno a las ITV supone de media entre el 15 y el 25% de su cifra de ventas.
Toda esta información ha sido aportada por Conepa al Ministerio de Industria, Energía y Turismo en su escrito de alegaciones al proyecto de Real Decreto que modifica la actual normativa sobre Inspección Técnica de Vehículos, dando nuevos pasos hacia la liberalización del sector. "Los consumidores aprovechan la obligada visita a la ITV para realizar, previamente y de forma voluntaria, operaciones de mantenimiento que, especialmente en épocas de crisis, no harían. Nosotros se lo hemos hecho saber a la Secretaría de Estado de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa al justificar nuestra opinión sobre el proyecto de normativa", señala Rivera.
Conepa agrupa a todo tipo de talleres, pequeños y grandes, ligados a marcas de automóviles, redes, franquicias o totalmente independientes. La federación recuerda que, globalmente, el sector está formado por más de 40.000 pymes y unos 44.000 puntos de asistencia. De ellos, más del 85% cuenta con un máximo de cuatro trabajadores. "Este es un sector de micropymes y nosotros hemos aprovechado este contacto con la Administración para pedirle que nos tenga en cuenta, que no solo piense en las grandes organizaciones a la hora de tomar decisiones", indica la misma fuente.
Con respecto a los posibles cambios regulatorios de la actividad de inspección, Conepa considera que el principal objetivo de la normativa reguladora de la inspección técnica de vehículos "debe ser la garantía del cumplimiento de ese principio básico, fundamentado en la uniformidad de criterios y su control y en la independencia de los que efectúan las tareas de inspección de acuerdo con la reglamentación vigente y con el Manual de Procedimiento de Inspección. Esa ha de ser la mejor garantía para la seguridad vial".