Aunque sólo en una décima, las ventas de coches de gasolina superaron a las de diésel en junio por primera vez en décadas, según las estadísticas difundidas por las patronales del sector y recogidas por Economía Digital. En junio se vendieron 131.800 coches en España, un 6,5% más que en el mismo mes del año pasado. Un 47,6% del total fueron diésel, que por primera vez fueron superadas por las de gasolina, con un 47,7% de las ventas.

Diésel y gasolina empezaron el año con unos diez puntos de diferencia a favor de los primeros, mientras que hace unos años, las proporciones llegaron a ser de dos tercios de gasoil y un tercio gasolina. Hasta el pasado mes de junio, había que remontarse al menos a los años 90 del siglo pasado para encontrar más ventas de gasolina que de diésel.

Desde el sector ven varios motivos detrás de este cambio, entre otros, la “mala imagen” que ha adquirido la tecnología diésel, principalmente por el dieselgate de Volkswagen pero también por la “persecución que sufren en grandes ciudades”, como Madrid, Barcelona o ciudades europeas, que están poniendo coto a la circulación de coches diésel, valora Raúl Morales, portavoz de Faconauto.

Otro factor es el económico, ya que comprarse un coche de gasolina sigue siendo más barato, mientras que el factor del precio del carburante cada vez es menos importante porque la diferencia entre ambos combustibles se va reduciendo. También está el incremento de mercado de los coches eléctricos y, sobre todo, híbridos que, aunque entre ambos apenas lleguen al 5% del mercado, restan más ventas al diésel que a la gasolina, debido a que su consumo es bajo y su usuario tipo es alguien que usa mucho el coche.

Sin embargo, desde el sector alertan de que tampoco se puede dar por muerto al diésel. Se ha avanzado mucho en reducción de emisiones y sigue siendo una compra rentable a largo plazo, ya que “su valor residual es más alto”, por lo que, en el momento de venderlo, está más valorado.