Agentes del área de Medio Ambiente de la Unidad de la Policía Autonómica detectaron un total de 33 talleres de reparación clandestinos en la provincia de Cádiz, muchos de ellos carentes de medidas de seguridad y prevención para trabajadores y vehículos.

La inspección, iniciada hace dos meses, se saldó con 21 actas de denuncias a instalaciones ilegales en Cádiz, El Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, Chiclana, Barbate, Algeciras, Tarifa, San Roque y La Línea de la Concepción.

La Junta de Andalucía expuso, en este sentido, que las infracciones más comunes eran ejercer la actividad sin contar con las autorizaciones administrativas preceptivas, carecer de un seguro obligatorio de Responsabilidad Civil, no tener contrato de gestión de residuos, almacenaje y manipulación, etc.

Muchas de las instalaciones, prosiguió la Junta, eran "de considerables dimensiones, auténticas naves industriales de más de 800 m2, en algunos casos con 40 vehículos en el interior".