El parque de vehículos de España sigue envejeciendo paulatinamente, lamentan desde el portal de Asetra talleresdeconfianza.com en un artículo que les adjuntamos íntegro.

Una de las causas que más ha contribuido al envejecimiento es la crisis económica, pues son muchos los conductores que han decidido conservar su coche mientras llegan mejores tiempos, lo que ha afectado directamente al estado de conservación de los automóviles.

 

Un coche con más de diez años, además de tener el doble de posibilidades de sufrir un accidente, requiere de un propietario responsable que se tome en cuenta las revisiones periódicas, la ITV y un mantenimiento adecuado para este tipo de coches.

Además, hay que recordar que los automóviles antiguos cuentan con menos sistemas de ayuda a la conducción, sin olvidar que fruto del desgaste pueden tener más averías.