Los coches mileuristas, protagonistas del mercado de usados, y las ayudas a los nuevos del Plan PIVE continúan presionando a la baja el precio del vehículo de ocasión.

El importe de los turismos de segunda mano retrocedió un 5% en agosto y acumula ya siete meses de caídas consecutivas, según el 'Observatorio europeo de precios', elaborado por la plataforma internacional AutoScout24.

La consultora atribuye este descenso continuado de los precios al mayor peso que están ganando las operaciones entre particulares, realizadas en la mayoría de los casos con vehículos de más de diez años, los famosos coches "mileuristas", con unos precios generalmente por debajo de los 3.000 euros.

Los automovilistas españoles con dificultades de acceso a la financiación recurren a este tipo de vehículos para solventar, de la manera más barata posible, sus problemas de movilidad, en muchos casos sin tener en cuenta la garantía y la seguridad.

Según Ganvam, en lo que llevamos de año las compras de este tipo de coches crecieron un 9%, representando casi la mitad del mercado.

En lo que respecta a las ventas entre profesionales, el escaparate de usados lucha por mantener su posición en el mercado, buscando precios cada vez más atractivos y competitivos, que capten la atención del comprador de nuevos, que puede solicitar ayudas de hasta 3.000 euros gracias al Plan PIVE.

Para el director general de AutoScout24 España, Gerardo Cabañas, "somos el país de Europa que más está bajando sus precios, pero también es cierto que la situación española es muy distinta a la de otros países de nuestro entorno".

Cabañas prosigue que la oferta de vehículos usados es más vieja, nuestros coches tienen una media de ocho años y más de 100.000 kilómetros recorridos. "Además, el escaparate de nuevos con el plan PIVE 3 y las ayudas a la compra, junto con las fuertes promociones que están realizando las marcas, hacen muy difícil a los potenciales compradores decantarse por el usado".