“El primer 'Libro blanco de la distribución oficial' clarifica la dimensión y el peso del sector de los concesionarios. Somos recaudadores intensivos”, declaraba el presidente de la patronal de los concesionarios, Gerardo Pérez, durante la presentación del documento, el pasado 1 de febrero en Madrid, cuyos detalles serán desgranados en el transcurso del XXVIII Congreso & Expo de Faconauto, los días 11 y 12 de febrero en Ifema.

La aportación de 8.686 millones de euros por parte de los concesionarios a las arcas públicas se desglosa en 6.873 millones de euros correspondientes al IVA que generan estos negocios y 513 millones por el impuesto de matriculación, a lo que hay que sumar los 1.300 millones aportados en cotizaciones a la Seguridad Social de sus empleados. “El automóvil ya está suficientemente gravado”, aseguraba el presidente, para añadir que “la inestabilidad política, los cambios normativos o la posible subida de impuestos al diésel son las mayores amenazas a las que se enfrenta el sector en 2019”, año en el que pronostica una caída en las ventas de vehículos.

El “Libro blanco de la distribución oficial” pretende ofrecer al sector, a las Administraciones y a la sociedad en general una “radiografía” exacta de las cifras que representa la distribución y reparación de vehículos para la economía nacional”, destacó, por su parte, Marta Blazquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto. Para ello, el libro se divide en seis apartados:

  1. Análisis de la distribución de vehículos en España.
  2. Reglamento de la distribución y su incidencia.
  3. Análisis de la demanda total del sector vs redes oficiales.
  4. Gestión de redes oficiales.
  5. El juego de la nueva automoción.
  6. Previsiones de mercado para 2025.

La multitud de cambios que están incidiendo en la distribución de vehículos ha sido analizada en el libro a través de la opinión de una muestra aportada por 45 directivos del sector en nuestro país. Según este panel de expertos, la distribución de vehículos evolucionará hacia una concentración en marcas y en concesionarios, explicó José Manuel López, director comercial de MSI, durante la presentación del “Libro blanco de la distribución oficial”. Además, la marca tratará de tener un contacto más directo con el cliente en el vehículo nuevo, pero que el concesionario seguirá siendo necesario, especialmente en la posventa y en el vehículo usado.

concesionario

En el ámbito de la posventa, los expertos piensan que, en el entorno del producto, los servicios se adaptarán a las necesidades de los clientes, donde el tiempo y la comodidad de dichos clientes son el eje del negocio. En el entorno de la distribución, además de esta adaptación al usuario final, el concesionario está y seguirá mejorando en el aspecto digital para aprovecharse de las nuevas tendencias más disruptivas. La venta online y la digitalización serán primordiales en la distribución, no sólo en los procesos y herramientas (mejora del uso de CRM, DMS, Big Data,...), sino también en los conceptos y en la mentalidad de los equipos de trabajo.

En el análisis del consumidor, los directivos entrevistados ven todavía a un usuario tradicional que prefiere ir a comprar a la concesión, aunque filtre sus necesidades antes por Internet. Además, consideran que ya ha nacido ese grupo de usuarios a los que definen como “disruptivos” en cuanto a su modo de compra y a la movilidad. Respecto al vehículo, el conductor buscará eficiencia, seguridad, confort y tecnología. A esta última se le dará muchísima importancia, combinada especialmente con las tres características anteriores y con la conectividad del vehículo con el mundo exterior.

Por otro lado, la nueva movilidad (coche eléctrico, autónomo, conectado y eventualmente compartido) impulsará también una profunda transformación de la distribución de los vehículos, pero será una transformación amortiguada por la enorme inercia que supone la renovación de un parque circulante de más de 27 millones de vehículos. Así, los nuevos tipos de vehículos seguirán conviviendo todavía muchos años con los más eficientes de combustión. Según las previsiones del libro, en 2025 las matriculaciones de eléctricos sólo supondrán el 14,5% del total y los autónomos, un 7,3%.