El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, anunció que las fábricas de vehículos instaladas en España podrían recibir 3.500 millones de euros en inversión adicionales en los próximos tres o cuatro años.

El directivo aseguró que para que este apoyo por parte de las matrices de las firmas automovilísticas a sus factorías españolas se materialice es necesario sumar todas las medidas llevadas a cabo hasta el momento a otras nuevas, orientadas a mejorar la flexibilidad laboral, la formación, la logística o los costes energéticos.

"La apuesta por España puede doblarse", añadió Armero, que indicó que las adjudicaciones de nuevos modelos realizadas hasta el momento por los fabricantes de automóviles se ampliarán próximamente con nuevos vehículos de Mercedes-Benz, en su factoría de Vitoria, y de General Motors, en Figueruelas (Zaragoza).

Asimismo, el vicepresidente de Anfac recordó que el valor de la producción española se situó en 30.000 millones de euros durante 2013, mientras que las compras realizadas por parte de la industria del automóvil a proveedores españoles alcanzaron los 20.000 millones de euros. La exportación del sector, por su parte, se situó en 37.000 millones de euros el pasado ejercicio.

Armero afirmó que la reducción de los costes de la electricidad puede ser un factor determinante a la hora de adjudicar nuevos modelos a los centros productivos españoles. "Necesitamos un horizonte que module una nueva regulación de precios y que fomente la exportación", expuso.

Respecto a las medidas a tomar para mejorar la situación industrial del sector, Armero apostó por rebajar la presión fiscal a la que se enfrenta el automóvil, ya que, en su opinión, tiene el marco regulatorio más estricto, superior al de los productos financieros.

Finalmente, el dirigente agradeció los planes de incentivo a la compra de vehículos (Pive y Pima Aire) puestos en marcha por el Gobierno, aunque aseguró que el sector demandará la continuidad del actual Plan Pive, con el fin de apuntalar la renovación del parque de turismos y la recuperación del automóvil.