El sector posventa avanza por la senda de la recuperación, pese a que su facturación en 2014 descendió un 4,1%, y perdió el umbral psicológico de los 10.000 millones de euros, hasta situarse en los 9.698,7 millones, según el balance del sector que cada año lleva a cabo Audatex, consultora experta en soluciones digitales para el sector asegurador y la posventa.

 

Con todo, esta caída en los ingresos mejora la previsión inicial (-6,5%) y la cifra de negocio registrada en 2013, cuando la posventa facturó un 11,2% menos, por lo que se aprecian ciertos signos de mejora en el sector, debido a una tímida incorporación de vehículos jóvenes al parque por el repunte de las matriculaciones, lo que repercute en una mayor rentabilidad de los talleres al recibir vehículos cuyo coste por reparación es un 12% superior a los de más de diez años.

Este aumento de las matriculaciones también ha provocado que el volumen de reparaciones haya experimentado una leve mejoría respecto a 2013, aunque siguió a la baja con un descenso del 6%, lastrado sobre todo por el envejecimiento del parque automovilístico, una situación que afectará al sector posventa hasta 2017, año en el que Audatex prevé un punto de inflexión con el repunte de ingresos y reparaciones.

De hecho, el peso de los vehículos de más de diez años en los ingresos de los talleres siguió ganando terreno en 2014, al pasar del 25% al 28% y se espera que este año alcance el 30%, al tiempo que los vehículos más rentables, los de menos de cinco años, van pasando a un segundo plano, representando apenas la tercera parte (32%) de los ingresos de los talleres el pasado año.