El clima económico está propiciando el aumento de la venta callejera de vehículos en la vía pública por parte de "pseudo-profesionales" que se hacen pasar por particulares. El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, en rueda de prensa ha denunciado esta práctica que supone una competencia desleal hacia los vendedores que cumplen con todas sus obligaciones fiscales y administrativas.

El problema no se limita a la competencia desleal y a los daños que esta produce entre quienes invierten su tiempo y su dinero respetando la legalidad vigente. Además representa un peligro para la seguridad de los conductores, ya que en ningún momento se garantiza que estos vehículos hayan pasado los mantenimientos y controles legalmente establecidos. Sánchez Torres afirma que se han detectado vehículos, puestos a la venta por estos individuos, procedentas de desguaces. Una manita de pintura y a la venta. Perjudica al ciudadano que pierde plazas de aparcamiento en la vía pública en favor de gente que, por supuesto, tampoco cumple sus obligaciones fiscales con los ayuntamientos.

No se explica que quienes son uno de los principales perjudicados por estas prácticas, los ayuntamientos, no sean más beligerantes en la persecución de estas prácticas. Juan Antonio Sánchez Torres nos cuenta que ha planteado el tema a la Federación Española de Municipios y Provincias "sin mayor repercusión".