Los talleres ilegales son un auténtico problema no solo el sector de la reparación sino a toda la posventa de automoción en su conjunto, expresa el presidente de Astrauto, Martirián Martín, en un articulo de opinión publicado en la web castelloninformacion y que les adjuntamos íntegro.

De hecho, según diferentes estudios, la magnitud que tiene la problemática de los establecimientos que operan al margen de la ley suponen una competencia desleal para los legales, defraudan a Hacienda y la Seguridad Social, además de ser un peligro para la seguridad vial y el medioambiente.

Traducidos a dinero, los talleres ilícitos suponen en las facturaciones de los talleres mecánicos unos 47.000 euros menos al año, y sobre unos 51.500 en los de carrocería.