Clemente Mamposo, presidente de la Asociación Industrial de Talleres de Reparación de Automóviles de la provincia tinerfeña, Asintra, considera que "todos los talleres legales cumplen con las normativas, son seguros, ecológicos y no ponen en peligro vidas", en respuesta a recientes informaciones en las que unos vecinos denunciaban ruidos y olores que supuestamente perjudicaban su salud.

"Los talleres mecánicos, eléctricos o de chapa y pintura que tienen todas las licencias en regla, han pasado por todos los controles técnicos, medioambientales, de gestión de residuos, de prevención de riesgos, tal y como exigen las normativas de la Unión Europea, nacionales y provinciales, que son aplicadas por las diferentes consejerías y ayuntamientos", agrega el máximo dirigente de Asintra, asociación integrada en la patronal Femete.

Mamposo apunta que otra cosa son los talleres clandestinos, los ilegales. "De esos, lógicamente, tenemos dudas porque no están sujetos a ningún tipo de control, ni de inspecciones, ni mediciones, ni nada de nada".

Por esa misma razón, concluye, "volvemos a reclamar a los ayuntamientos y consejerías, que realicen más inspecciones para controlar esas actividades que no cumplen con las normativas exigidas, para que trabajen con todas las garantías y ejerzan la actividad en igualdad de condiciones".