El Gremio Segoviano de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (Gestraa), integrado en la Agrupación del Metal de Federación Empresarial Segoviana (Fes), celebró su asamblea general ordinaria, en la que se aprobaron las cuentas del pasado ejercicio y el presupuesto de 2013.

Salieron a relucir, asimismo, algunas de las preocupaciones que asaltan a los profesionales del sector, como son los efectos devastadores del descenso del consumo y de una economía alicaída y la competencia desleal que aflora en el mercado.

Su presidente, José Luis Horcajo, y gerente, José Luis de Vicente, repasaron esta situación tal poco halagüeña. Como consecuencia de la crisis, los reparadores han perdido más de un 20% de su actividad, siendo el pasado año uno de los peores ejercicios.

Al brusco descenso del negocio, se suma un grave problema de morosidad. La economía sumergida en el sector continúa siendo motivo de preocupación para los profesionales de Gestraa, si bien desde el gremio apuestan por la creciente colaboración con las administraciones y con los propios consumidores, concienciados ante la falta de garantías y los riesgos para la seguridad vial.

La lucha contra la competencia desleal es una de las líneas de trabajo estratégicas para la organización segoviana. Los talleres ilegales suponen un problema de intrusismo para las empresas que cumplen con todas las exigencias, además de una pésima imagen para la credibilidad del gremio y una peligrosa falta de garantía para los clientes.

El colectivo insiste en concienciar a la sociedad sobre la importancia de las labores de mantenimiento y las reparaciones como elementos fundamentales para la seguridad vial.