La cuota de mercado del diesel en la UE-15 se redujo del 50,2% al 46,3% en las nuevas matriculaciones de automóviles de la primera mitad de 2017. En cifras absolutas, se vendieron 152.323 vehículos diésel menos, disminución que fue compensada por un incremento en la venta de vehículos de gasolina. Los fabricantes de automóviles integrados en ACEA advierten de que este cambio a los motores de gasolina con los valores más altos de CO2 se plantean como un desafío adicional para cumplir con los objetivos futuros de reducción de CO2.

Por primera vez desde 2009, los vehículos de gasolina han superado a los diesel para convertirse en el tipo de coche más vendido en la UE-15. Los vehículos de gasolina ahora representan el 48,5% de las ventas de turismos nuevos, por encima del 45,8% de hace un año, lo que se traduce en 328.615 vehículos de gasolina adicionales vendidos. Por su parte, los vehículos eléctricos representaron el 1,3% del total de ventas de automóviles (una cuota de mercado que permanece estable), los híbridos un 2,6%, y los coches alimentados por propano o gas natural, un 1,3%.

“Los sistemas de propulsión alternativos, sin duda, desempeñarán un papel cada vez mayor en el ámbito del transporte y todos los fabricantes europeos están invirtiendo fuertemente en ellos”, ha declarado Erik Jonnaert, secretario general de ACEA. “Con este objetivo, aún queda mucho por hacer para alentar a los consumidores a comprar vehículos de propulsión alternativa, por ejemplo, mediante el establecimiento de los incentivos adecuados y el despliegue de la infraestructura de recarga en toda la UE”.

En opinión del responsable, “como los coches diesel emiten significativamente menos CO2 que los vehículos con motor de gasolina equivalentes, tendrán que ser parte de la transición gradual a los vehículos de baja emisión de carbono, que actúa como una tecnología puente”.

Jonnaert añade que “las autoridades deben ser conscientes de que un cambio repentino de la tecnología diesel a gasolina dará lugar a un aumento de las emisiones de CO2, dado que la penetración en el mercado de sistemas de propulsión alternativos sigue siendo baja”.