La crisis y a la falta de crédito provoca que muchos conductores vean en el mercado de ocasión una compra más asequible para sus bolsillos. Tal es la resistencia a cambiar de coche y la aceptación que el usado despierta que la antigüedad del parque ha escalado hasta los 9,5 años de media.

Pese a que el vehículo funcione correctamente y parezca no dar problemas, con una edad cercana a los diez años apenas vale el 13 % de su precio original, lo que apenas reporta ganancias al usuario que quiera venderlo para adquirir uno nuevo.

Para tomar este tipo de decisiones en el momento oportuno y coincidiendo con la celebración del Salón del Vehículo de Ocasión en Madrid (del 24 de mayo al 2 de junio), Audatex, compañía especializada en soluciones de valoración de siniestros, da una serie de pautas centradas en los factores de antigüedad, rodaje y mantenimiento que ayudan al usuario a decidir qué vehículo usado elegir en el momento de la compra.

Es bien sabido que todo vehículo se deprecia con el transcurso de los años. Según datos de Audatex, un coche pasa a valer automáticamente un 18 % menos en el momento en que se matricula, depreciación que prosigue a un ritmo cercano al 10 % anual durante sus seis primeros años de vida.

Tras esta primera "juventud", se suaviza la pérdida de valor al tener el vehículo más tiempo en el garaje, de tal forma que cada año pasa a costar en torno a un 5 % menos. El punto de inflexión llega a partir de los nueve años, cuando el vehículo ha perdido el 84 % de su valor inicial y hay pocas diferencias de un año a otro.

Otro aspecto clave para determinar cuánto cuesta nuestro vehículo de segunda mano es su rodaje. De hecho, no sólo la crisis y el alza de los carburantes ha influido en los kilómetros que los conductores recorren con su coche (que ha ido a menos), sino también la antigüedad del vehículo. Y es que a más edad, menos seguro es ponerse al volante y también son menos los kilómetros que un automovilista quiere recorrer.

Los datos de Audatex indican que un vehículo de entre uno y dos años recorre una media de 22.900 kilómetros, un rodaje que va descendiendo a medida que el coche "se hace mayor", pues a los nueve años desciende casi a la mitad, hasta los 12.000 kilómetros por año.

También el coste de los mantenimientos es un factor importante a tener en cuenta a la hora de comprarse un usado. Y es que a partir del cuarto año, la puesta a punto se dispara debido a los mayores achaques derivados del uso y disfrute.