Lanzarote dispone ya de un segundo operador para pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), tras unos meses de incertidumbre por parte de los promotores, que debían esperar el permiso final de Industria del Gobierno de Canarias.

El nuevo operador ha sido posible gracias a un desembolso de casi cuatro millones de euros. En un primer momento contará con 15 trabajadores, "si bien hay confianza de ampliar en breve la plantilla, en función de cómo evolucione la demanda", expuso Emilio Hernández, portavoz de la empresa Lanzarote Automoción, entidad impulsadora del proyecto.

La ITV, ubicada en Playa Honda, aplicará al menos los primeros días de servicio la tarifa de precios fijada por el Gobierno de Canarias, remarcó el portavoz.

Señalar que de las tres líneas habilitadas para pasar la ITV, dos de ellas darán atención a unidades pesadas y ligeras, mientras que la tercera quedará en exclusiva para unidades ligeras, con peso máximo de 3,5 toneladas.

Mediante esta distribución, y con apertura en todas las fechas laborables de lunes a viernes, habrá posibilidad de atender a unos 300 vehículos por jornada.