La firma automovilística alemana Opel y Repsol han llegado a un acuerdo de colaboración para impulsar y promover los vehículos impulsados con AutoGas (GLP) en España, donde ya circulan más de 28.000 automóviles de este tipo.

Mediante este convenio, Opel potenciará la comercialización de su gama de automóviles de GLP y cooperará con la entidad energética en diferentes actividades de desarrollo tecnológico. Recordemos que la firma alemana fabrica en la actualidad versiones de sus modelos Corsa y Meriva con este carburante en Figueruelas (Zaragoza).

Por su parte, Repsol dará su apoyo en las estrategias comerciales de este tipo de coches y abrirá 100 nuevos puntos de recarga de AutoGas al año en España, aunque ya cuenta con 235 puntos en su red de estaciones de servicio.

Ambas empresas resaltaron que este tipo de combustible permite un ahorro del 40% y se puede acoger a los planes de incentivo a la compra Pive y Pima Aire, impulsados por el Gobierno. Indicaron asimismo que el AutoGas tiene bajas emisiones de partículas, de NOx y de dióxido de carbono (CO2).

El director comercial de GLP de Repsol en España, José Manuel Hernández-Carrero, afirmó que con este acuerdo su empresa refuerza el compromiso con el desarrollo de este combustible en el mercado español, "donde registra un comportamiento en línea con el de otros mercados europeos".

Mientras, su homónimo en General Motors España, Enrico de Lorenzi, expuso que su compañía apuesta por los carburantes alternativos y limpios, antes de resaltar las ventajas económicas, medioambientales y en términos de autonomía del GLP.