Desde su puesta en marcha el pasado 15 de junio, el Plan Renove ya suma 135.000 operaciones a nivel nacional, según estimaciones presentadas por Faconauto, que destaca la apertura, desde el 20 de octubre, de la aplicación informática a través de la cual los compradores pueden solicitar la ayuda estatal para la adquisición de vehículos eficientes.

La patronal estima que, cuando venza el plazo del plan, el próximo 31 de diciembre, unos 210.000 compradores se habrían podido acoger al Renove 2020.

El Plan cuenta con un presupuesto de 250 millones de euros. En función del vehículo adquirido y del tipo de beneficiario, el Renove 2020 da incentivos de entre 300 y 4.000 euros a la adquisición de un modelo y dando siempre de baja uno de más de diez años, a los que se añadirán 500 euros adicionales en caso de que se achatarre un coche de más de 20 años, de beneficiarios con movilidad reducida o de que pertenezcan a hogares con ingresos mensuales menores de 1.500 euros.

La patronal indica que el Renove “está jugando un papel importante en la dinamización del mercado de la automoción, al haber tenido un claro efecto llamada sobre los compradores después de que el sector retomara su actividad”. En concreto, la entidad calcula que el Plan ha generado una demanda añadida (compradores que no pensaban cambiar de vehículo, pero que lo han hecho animados por los incentivos oficiales) de unas 35.000 matriculaciones, que superarán las 56.000 hasta final de año.

Además, Faconauto advierte de que será complicado ver de nuevo en el último tramo del ejercicio crecimientos de las matriculaciones, ya que los concesionarios están notando, especialmente este mes de octubre, una clara ralentización de los pedidos y del tráfico de exposición. Según la patronal de los concesionarios, el sector no podrá superar este año el parón de ventas provocado por la pandemia y el mercado caerá un 32%, con 853.000 unidades. La caída se hubiera acercado al 40% sin la influencia positiva del Plan Renove 2020.

Según Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, “estamos seguros de que la puesta en marcha de la aplicación del Renove 2020 supondrá un nuevo revulsivo, ya que agilizará la operativa para los clientes. Llega en un momento en el que sí estamos notando, de nuevo, un claro parón de las ventas, por lo que debería servir para encarar el último tramo del año con un poco más de alegría. El comprador que tenga la necesidad de cambiar de vehículo no encontrará mejor oportunidad que esta porque se dan circunstancias muy especiales, como el propio Renove y los esfuerzos promocionales más agresivos vinculados al cierre de año. Eso sí, seguiremos viviendo con incertidumbre y muy mediatizados por la evolución de la pandemia”.