Fernando López, CEO de Gipa, ha participado en la convención de Grupo Aser, en formato de programa de televisión bajo el nombre “ASER en directo”, para dar una pincelaza de cuáles son los retos futuros de la distribución de recambios. En primer lugar, el experto ha destacado que, gracias a la figura de los ERTE, no se han enviado personas al desempleo. “No se han reducido recursos, sino que las empresas han decidido dejar pasar el tiempo, evolucionar y tomar descisiones según cómo se van adaptando los expedientes de regulación de empleo en los próximos meses”.

Además, el CEO de Gipa habló de otros dos factores, liquidez e impagados, que ya fueron definitivas en la crisis del periodo 2008-2013 y que sirvió de aprendizaje para las empresas españolas. “Nada más empezar con la pandemia, la distribución española bajó los niveles de stock -cifrado por Fernando López en un -4,6%- y empezó a prepararse por si la situación se complicaba. La segunda cuestión ha sido prestar atención en dónde tenían los riesgos de impagados. Ahora están estudiados, vigilados y controlados, algo que da confortabilidad de cara al futuro”.

gipa aser 2

Por otro lado, Fernando López cree que “el sector va a resistir y mucho. Veremos algunos cierres, y de hecho ya hemos visto algunos movimientos, pero el 90% de las empresas del sector confía en la salida de la situación (1 de 4 se ven tremendamente solidos para afrontar el futuro)”. Según los datos de Gipa, la confianza media del sector se eleva hasta una puntuación de 7 sobre 10.

Asimismo, el ponente hizo referencia a la previsión a corto plazo que muestra la ruptura de la estabilización del parque, se venía observando desde 2018, con un envejecimiento acelerado que nos llevará a rozar los 12 años de media de los turismos/SUV en España en solo dos años. En cuanto a la evolución de las matriculaciones, éstas recuperarán los niveles de 2019 a finales del año 2023. “Saldremos con un buen ritmo, con crecimientos de entre un 9% y 13% hasta entonces”.

Tanto las redes oficiales como el mercado independiente cuentan con previsiones de recuperación, aunque los tiempos no serán los mismos. “Las redes oficiales tardarán más -alcanzarán los niveles de 2019 en el último semestre de 2023-, mientras que el mercado independiente se recuperará a una mayor velocidad”. Según las previsiones de López, “para 2023 contaremos con un 3-4% más de facturación que en el año 2019. Si hacemos las cosas medianamente bien y nos vamos adaptando con las decisiones correctas, estaremos abandonando la caída de actividad a finales de 2022”.