La 7ª Jornada de la Distribución, celebrada el 14 de noviembre en Barcelona, ha contado con la participación como ponente de Montse Llos, profesora del Máster en Big Data & Analytics en EAE Business School, con la conferencia “Inteligencia Artificial Aplicada a la Distribución de Recambios”. En su intervención destacaba cómo las nuevas tecnologías, como en su momento la aparición del smartphone, provocan cambios importantes a nivel de las relaciones entre las personas, pero también con clientes y proveedores.

La ponente resaltó que el 90% de los datos creados a nivel mundial se han hecho en los dos últimos años; que más de la mitad de la población mundial está ya conectada (unos 4.300 millones de personas a enero de 2019); que, en el sector automovilístico, cada día se pueden generar 30 terabytes de datos en un coche conectado; y que el 20% del consumo en España ya es online.

inteligencia artificial CIRA

La inteligencia artificial ya está aquí y se está usando aunque no nos demos cuenta; sin embargo, el miedo aparece al encarar este tipo de tecnologías. “El coche autónomo ya está empezando a rodar y deberemos adaptarnos a una forma de relacionarnos dentro del coche, ya que aparecerán nuevas normas de conducta, por ejemplo, en el conductor”, afirmaba Montse Llos, para quien las personas son fundamentales en la aparición de nuevas tecnologías de inteligencia artificial. “Cada empresa necesita su tiempo para adaptarse y un proceso de transformación diferente, pero la innovación puede aportarnos un gran valor en nuestro trabajo y en las relaciones”.

La inteligencia artificial involucra máquinas que puedan realizar tareas características de la inteligencia humana. La profesora enumeró cuatro términos a los que se puede aplicar: percibir, razonar, aprender y solucionar problemas, pero también los campos de aplicación: robótica, 'Computer Vision', lenguaje, agentes virtuales y 'Machine Learning' (o aprendizaje automático), este último para intentar emular lo que hace un humano cuando intenta aprender de la experiencia.

A nivel interno, la empresa debe intentar sacar valor de los datos con los que cuenta. “Además de tenerlos, tiene que poderlos organizar y clasificar para saber de cuánta información dispone. Una vez limpios y alfabetizados también es importante preguntarse si aportan valor tanto a la propia organización como a terceras personas, para convertirnos en una empresa de servicios de datos”, añadió la experta.

Al hablar de datos, Montse Llos aseguró que no sólo se puede hacer de 'Big Data', sino también de 'Small Data', donde también se pueden explotar los datos para tener conocimiento. En este sentido, la profesora explicó casos de uso de 'Business Intelligence' a través de una aplicación creada para Isi Condal, una plataforma para ayudar en el proceso de extracción de conocimiento a partir de los datos.