Un salmantino podrá recuperar su vehículo, un BMW 530, que llevaba nueve años en el concesionario BMW Tormes Motor, después de que se negara a pagar 13.491 euros en concepto de ‘depósito’ tras haber sido reparado tras un siniestro, según reconoce una sentencia de la Audiencia Provincial, a la que ha tenido acceso La Gaceta, que insta al concesionario a devolver el coche a su propietario.

Todo comenzó en septiembre de 2011 cuando el cliente dejó en el taller su vehículo para que fuera arreglado, después de presentar dos golpes fruto de dos siniestros a expensas de ser valorados por las aseguradoras. El primero fue aceptado por la aseguradora, por lo que fue reparado por el concesionario sin problema. Ante la demora del seguro para dar validez o no a la reparación del segundo parte, el jefe de taller habría asegurado al cliente que no se le cobraría cantidad alguna por depositar el coche, a pesar de que la tarifa habitual es de 25 euros diarios.

Tras varios meses, en los que el propietario trató de solucionar el caso con el seguro, finalmente éste no aceptó el parte, por lo que el concesionario presentó un presupuesto para el arreglo, que el cliente rechazó. Por ello, acudió a recoger su coche, y se encontró con una factura proforma en la que se le exigían 13.491 euros por depósito, informa el medio salmantino.

El litigio acabó con una primera sentencia, dictada en diciembre de 2018, en el Juzgado de Instrucción número 5 de Salamanca, en la que se daba la razón al cliente para que pudiera recuperar su vehículo sin abonar cantidad alguna. Tormes Motor recurrió y ha sido la Audiencia la que ha ratificado la misma, instando al concesionario a que entregue el vehículo en un plazo de cinco días.

Sin embargo, según publica La Gaceta, es probable que se produzca una nueva reclamación, puesto que el vehículo ha sufrido una importante depreciación, tras nueve años en depósito, al margen “de los daños morales y los perjuicios ocasionados al cliente por no haber podido utilizar un bien”, el coche. Además, destaca el riesgo corrido por el cliente en esta reclamación, puesto que de ser desestimada, la cantidad por el depósito del vehículo habría ascendido a 76.875 euros más IVA.