El fabricante de vehículos sueco Saab Automobile, propiedad del consorcio National Electric Vehicle Sweden (NEVS), acaba de reanudar su producción en la fábrica de Trollhättan (Suecia), más de dos años después de su cierre y tras superar un proceso de quiebra.

El primer Saab 9-3 Aero Sedan salió de la línea de producción ante la presencia del principal accionista del consorcio chino-sueco, Kai Johan Jiang, y la ministra de Industria sueca, Annie Lööf.

Las ventas estarán centralizadas inicialmente en China, "con un número pequeño de vehículos que serán vendidos directamente por NEVS a clientes suecos a través de la web",  indicó la compañía.  Las ventas en Suecia, a través de página web de Nevs, comenzarán el 10 de diciembre.

El precio del Saab 9-3 SS Aero 2.0T 220 cv será de 279.000 coronas suecas (unos 31.000 euros) con transmisión manual, y 289.000 (32.500 euros, aproximadamente) con transmisión automática.

Durante el transcurso de los próximos meses, Saab hará el lanzamiento en aquellos mercados con potencial de crecimiento y rentabilidad, entre los que se encuentra el español, ampliando así la base de clientes.

Recordemos que NEVS compró en septiembre del año pasado Saab Automobile, tras cerrar un acuerdo preliminar con sus administradores judiciales tres meses antes.

El acuerdo - que incluye las filiales Saab Automobile Powertrain y Saab Automobile Tools - comprende los derechos de propiedad intelectual del modelo Saab 9-3 y de la plataforma Phoenix, la fábrica de Trollhättan (Suecia) y todas sus instalaciones, pero no abarca los derechos de propiedad intelectual del modelo Saab 9-5 ni la filial de repuestos Saab Automobile Parts.

NEVS fue creado expresamente para pujar por el fabricante sueco, en quiebra desde diciembre de 2011 y que atravesaba por graves problemas económicos desde principios de 2009, cuando Saab Automobile, entonces propiedad de General Motors, suspendió pagos y permaneció seis meses bajo administración judicial.